Transferencia de tecnología desde el mundo académico a la empresa

Puente entre el mundo de la investigación y el de la innovación

A estas alturas nadie duda de la importancia de la transferencia de conocimiento y de tecnología para conseguir que la sociedad pueda hacer uso de las nuevas tendencias en innovación. Apoyar la transferencia tecnológica es apostar por el talento científico e impulsar el ecosistema de innovación del país. De hecho, el traspaso de resultados de investigación, hallazgos científicos o propiedad intelectual (IP) genera mucho valor económico y fomenta el desarrollo industrial. Pero ¿conocemos los diferentes canales que las instituciones emplean para transferir su know-how?

Siguiendo la definición empleada por el Organismo Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) la transferencia de conocimiento o know transfer es el proceso en el cual los bienes producidos por las universidades y las instituciones de investigación son transferidos a las empresas o las instituciones gubernamentales. Actualmente existen varios canales oficiales para la transferencia de conocimiento, de los cuales destacan:

  • Concesión de licencias: se transfiere al titular de la licencia de explotación el derecho de usar temporalmente la IP en un sector de aplicación o territorio diferente. Los contratos de concesión pueden rescindirse si así acuerdan las partes, y todos los derechos son de nuevo transferidos al titular de los derechos.
  • Cesión de derechos de propiedad intelectual: supone la cesión total de los derechos de IP, por lo que el titular anterior no tiene derecho alguno sobre esa propiedad.
  • Acuerdos de transferencia de material: estos acuerdos regulan la transferencia de la posesión de material entre dos partes. El material de diferente carácter (biológico, cerámico, etc.) suele tener derechos de Propiedad Industrial o Intelectual que han de ser protegidos.
  • Acuerdos de colaboración con fines de investigación: se realizan entre dos o más partes que desean cooperar para desarrollar y posiblemente comercializar una nueva tecnología. Este acuerdo es muy común entre universidades y empresas y normalmente establecen el marco jurídico de colaboración, la titularidad de los derechos de IP o los derechos de acceso.
  • Empresas derivadas del ámbito universitario o spin-off: son empresas de nueva creación que explotan los avances tecnológicos desarrollados en universidades o centros públicos de investigación. Normalmente, los fundadores están vinculados al mundo académico, y las empresas suelen poseer la titularidad o la licencia en exclusiva de los derechos de IP.
  • Empresas emergentes: son empresas creadas sobre la base de una licencia otorgada por una universidad para desarrollar nueva tecnología. En este caso los fundadores no están relacionados con el mundo académico, y los recursos financieros de la empresa proceden de fuentes externas.

La transferencia tecnológica y de conocimiento es fundamental para el intercambio de conocimiento desde la academia a la empresa, más aún en un mundo cada vez más globalizado donde las empresas deben mejorar su competitividad sea cual sea el área de su desempeño.