El Gobierno Vasco habilitará nuevas iniciativas de apoyo a la mejora competitiva e intensificará ayudas a la recuperación de la economía productiva

La industria vasca prevé una afección global a corto-largo plazo imposible aún de cuantificar, aunque su producción todavía se mantiene. La consejera Arantxa Tapia señala que esta crisis marcará un antes y un después en la transformación digital de Euskadi.  La industria demanda liquidez, financiación, ayudas a inversiones y la revisión de los plazos para las devoluciones de ayudas reintegrables, pagos fiscales y obligaciones con la Seguridad Social. El Gobierno Vasco y el tejido industrial coinciden en que estamos en una crisis que contribuirá a la aceleración de la transformación digital de Euskadi

En todo caso, y a pesar de la preocupación futura de la salud industrial, a día de hoy, el tejido productivo industrial se encuentra comprometido con la sociedad y centrado en cuidar la salud de sus profesionales y combatir la amenaza de la extensión del virus.

Situación presente: actividad comercial muy dañada, ausencia de pedidos y una producción contenida

La actividad comercial permanece prácticamente parada, habiéndose evitado viajes, y encuentros profesionales o reuniones presenciales. Sin perjuicio de lo anterior, las empresas trasladan la relevancia y el valor de mantener el contacto con clientes y proveedores, a través de medios telemáticos.

Sin embargo, la producción industrial se está desarrollando con una relativa normalidad, siempre en un contexto de exigentes y rigurosas medidas de seguridad. Aun así, la producción no está sufriendo grandes trastornos, bien porque no han sido afectadas de manera directa, bien porque han sabido gestionar sus stocks y buscar alternativas.

En todo caso, y aunque no de manera todavía generalizada, existe alguna señal que apunta al posible inicio de falta de suministro de materias primas y de algún producto terminado.

Medidas de apoyo sugeridas por la industria vasca

Plan de ayudas planteadas por la Industria vasca, en caso de disminución, suspensión o flexibilización de la actividad industrial.

  • Facilitar liquidez a corto plazo. Fórmulas a desarrollar con la administración y las entidades financieras.
  • Nuevas líneas de circulante
  • Líneas de financiación

Medidas fiscales

  • Aplazamientos y reperiodificación en el pago de deudas fiscales
  • Bonificaciones a nuevas inversiones

Apoyo a la mejora competitiva y el desarrollo industrial

  • Acciones de promoción comercial local e internacional
  • Plan de recuperación de la competitividad, que incentive las relaciones digitales en la cadena de valor, promover el teletrabajo, o la gestión con datos para futuras incidencias
  • Ampliar plazos en los programas de ayudas públicas (I+D+i, Internacionalización, Digitalización, inversión), como consecuencia de la limitación de personal

Apoyo a inversión para no perder competitividad.

  • Intensificación de Planes Renove

Aspectos Laborales

  • Flexibilidad laboral
  • Articular un protocolo de ERTEs, ágil y claro. Sistematización, digitalización e inteligencia artificial en apoyo a tramitación y seguimiento.
  • Aplazamientos y reperiodificación en los pagos a la Seguridad Social

Fuente: SPRI 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar