La comisión formula recomendaciones a los estados miembros en favor de un crecimiento económico sostenible, integrador y a largo plazo

La Comisión Europea ha presentado el 5 de Junio sus recomendaciones específicas por país (REP) de 2019, en las que expone las orientaciones en materia de política económica que dirige a cada Estado miembro para los doce a dieciocho próximos meses. La Comisión también recomienda cerrar el procedimiento de déficit excesivo para España y adopta una serie de documentos en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. 

La economía europea está creciendo por séptimo año consecutivo y se prevé que siga expandiéndose en 2020, con un crecimiento de todas las economías de los Estados miembros a pesar de unas condiciones menos favorables y las incertidumbres mundiales. El número de personas empleadas ha alcanzado un valor récord y la tasa de desempleo, un nivel excepcionalmente reducido. Al mismo tiempo, sigue habiendo importantes diferencias entre los países, las regiones y los grupos de población. En este contexto, la Comisión insta a los Estados miembros a que se basen en los progresos alcanzados en los últimos años. Unas reformas eficaces, acompañadas de estrategias de inversión bien orientadas y políticas presupuestarias responsables, siguen proporcionando una orientación eficaz para la modernización de la economía europea.

Las recomendaciones específicas por país de 2019

Las recomendaciones presentadas ofrecen orientaciones a los Estados miembros para responder adecuadamente a los retos económicos y sociales persistentes y nuevos, y para cumplir sus principales objetivos políticos compartidos. El contenido de las recomendaciones refleja las prioridades generales establecidas en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2019 y la Recomendación de 2019 sobre la política económica para la zona del euro emitida en noviembre. Dichas recomendaciones se basan en el análisis detallado de los informes por país publicados en febrero y en la evaluación de los programas nacionales presentados en abril. La ralentización del crecimiento mundial refuerza la necesidad de proseguir las reformas estructurales, dando prioridad a aquellas destinadas a propiciar un crecimiento sostenible e integrador. Los Estados miembros deben avanzar en la convergencia social, en consonancia con el pilar europeo de derechos sociales. De acuerdo con la recomendación para la zona del euro, los Estados miembros también deben proceder a un reequilibrio más simétrico en toda esa zona y proseguir sus esfuerzos por reforzar el mercado único y profundizar en la Unión Económica y Monetaria europea.

Las recomendaciones específicas por país para 2019 incluyen la de poner una mayor atención en la identificación y priorización de las necesidades de inversión a nivel nacional y la de prestar especial atención a las disparidades regionales y territoriales. Este objetivo está en consonancia con el análisis exhaustivo de las necesidades y obstáculos en materia de inversión detectados para cada Estado miembro en los informes por país publicados a principios de este año y debe servir para dar prioridad a la utilización de los fondos de la UE en el próximo presupuesto a largo plazo de la UE o en el marco financiero plurianual 2021-2027.



Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar